skip navigation

Skip Nav

Materiales educativos

Materiales educativo

Hojas informativas

Tratamiento del VIH

El VIH y las vacunas

(Actualizado 11/15/2013; Última revisión 11/15/2013)

Imprimir

Puntos importantes

  • Las vacunas son productos diseñados para proteger a las personas de enfermedades, como varicela, influenza y polio. Las vacunas se pueden administrar por medio de inyecciones, por la boca o en aerosoles. El proceso de recibir la vacuna se conoce como vacunación o inmunización. 
  • No hay una vacuna para prevenir o curar el VIH, pero las personas que lo padecen se pueden beneficiar de las vacunas contra otras enfermedades. A todas las personas con el VIH se les recomienda las siguientes vacunas: Hepatitis B; influenza (gripe); virus del papiloma humano (VPH) (para los menores de 26 años); neumonía (neumocócica); y tétanos, difteria y tos ferina (vacuna única que protege contra las tres enfermedades). Se recomienda repetir la vacuna contra el tétanos y la difteria cada 10 años. Se pueden recomendar otras vacunas para las personas con el VIH.
  • En general, las personas con el VIH no deben recibir vacunas vivas atenuadas a no ser que el beneficio sea mayor que el riesgo.
  • Como los medicamentos contra el VIH refuerzan el sistema inmunitario y reducen la carga viral, las personas con el VIH deben, en lo posible, empezar el tratamiento antirretroviral antes de vacunarse. 

¿Qué son las vacunas?

Las vacunas son productos diseñados para proteger a las personas de enfermedades. Hay vacunas contra muchas enfermedades, por ejemplo, contra la varicela, la influenza y el polio. El proceso de recibir la vacuna se conoce como vacunación o inmunización. 

La mayoría de las vacunas están diseñadas para prevenir que la persona tenga una determinada enfermedad o para que tenga un caso leve de la enfermedad. Cuando una persona se vacuna (con inyección, por vía oral o con aerosol), el organismo reacciona produciendo una respuesta inmunitaria contra esa enfermedad en particular. Una respuesta inmunitaria incluye todas las acciones del sistema inmunitario para defender el organismo de la bacteria, el virus u otro microorganismo extraño causante de la enfermedad. 

Las vacunas no solo protegen de las enfermedades a las personas sino a todas las comunidades. Cuando la mayoría de las personas dentro de una comunidad se vacunan contra una enfermedad, la probabilidad de una epidemia es pequeña.

¿Hay una vacuna contra el VIH?

Se están haciendo pruebas de vacunas experimentales para prevenir y tratar el VIH/SIDA pero no se han autorizado vacunas para uso fuera de ensayos clínicos. Aun cuando no hay una vacuna para prevenir o curar el VIH, las personas que lo padecen se pueden beneficiar de las vacunas contra otras enfermedades.

¿Puede la infección por el VIH afectar la tolerabilidad y eficacia de las vacunas?

Sí. El deterioro del sistema inmunitario debido al VIH puede reducir la respuesta inmunitaria del organismo a la vacuna. Una respuesta inmunitaria debilitada puede hacer menos eficaz la vacuna. En general, las vacunas funcionan mejor cuando el recuento de linfocitos CD4 de la persona está por encima de 200/mm3

Al estimular el sistema inmunitario, las vacunas pueden además causar que la concentración del VIH (carga viral) se incremente temporalmente. 

Como los medicamentos contra el VIH refuerzan el sistema inmunitario y reducen la carga viral, las personas seropositivas deberían, en lo posible, empezar el tratamiento antirretroviral (TAR) antes de vacunarse. Sin embargo, en algunas situaciones, no se debería retrasar las vacunas para empezar el TAR. Por ejemplo, es importante para las personas con el VIH vacunarse contra la influenza en la época del año en que el riesgo de influenza es mayor. 

¿Pueden las personas con el VIH tolerar todos los tipos de vacunas?

El diseño de una vacuna depende de varios factores, tales como la manera en que un microorganismo infecta el cuerpo y cómo responde el sistema inmunitario. Por esta razón, hay varios tipos de vacunas que incluyen las vivas atenuadas y las inactivadas.

Una vacuna viva atenuada contiene un tipo debilitado pero vivo de microbio causante de enfermedad. Aunque el microbio atenuado (debilitado) no puede causar la enfermedad (o puede causar solo una enfermedad leve), la vacuna puede de todas maneras desencadenar una respuesta inmunitaria.

Las vacunas inactivadas están hechas de microbios que se han matado con sustancias químicas, calor o radiación. No existe la probabilidad de que una vacuna inactivada pueda causar la enfermedad que se quiso prevenir.

En general, para no correr riesgos, las personas con el VIH deberían recibir vacunas inactivadas para evitar aun la más remota probabilidad de enfermarse por una vacuna viva y atenuada. Sin embargo, para algunas enfermedades, sólo hay disponibles vacunas vivas atenuadas. En este caso, la protección que ofrece la vacuna viva podría sobrepasar los riesgos. Las vacunas contra la varicela y la culebrilla son ejemplos de vacunas vivas atenuadas que, en ciertas situaciones, podrían recomendarse a las personas con el VIH.

¿Causan las vacunas efectos secundarios?

En general, los efectos secundarios de las vacunas son leves (por ejemplo, el brazo adolorido o fiebre leve) y desaparecen en pocos días. En muy pocas ocasiones se presentan reacciones graves. Antes de recibir la vacuna, hable con su proveedor de atención de salud acerca de los riesgos y beneficios de la vacuna y los posibles efectos secundarios.

¿Cuáles vacunas se recomiendan para las personas con el VIH?

Se recomiendan las siguientes vacunas para las personas con el VIH:

  • Hepatitis B.
  • Influenza (gripe).
  • Neumonía.
  • Tétanos, difteria y tos ferina. Una vacuna única conocida como DTP protege contra las tres enfermedades. Se recomienda repetir la vacuna contra el tétanos y la difteria cada 10 años.
  • Virus del papiloma humano (VPH) (para menores de 26 años).

Se pueden recomendar otras vacunas con base en la edad, vacunas previas, factores de riesgo de una enfermedad específica o ciertos factores relacionados con el VIH que tenga la persona seropositva. Para obtener información adicional, lea la siguiente página de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC): Infección por el VIH y la vacunación entre los adultos (disponible solamente en inglés). 

¿Qué se dice acerca de los viajes y las vacunas?

Independientemente del destino, todos los viajeros deberían estar al día con sus vacunas de rutina. Aquellos que viajan fuera de los Estados Unidos podrían necesitar vacunas contra enfermedades presentes en otras partes del mundo como, por ejemplo, cólera y fiebre amarilla.

Si usted tiene el VIH, hable con su proveedor de atención de salud sobre las vacunas que podría necesitar antes de viajar. Si la vacuna que requiere solamente está disponible como vacuna viva atenuada, su proveedor de atención de salud puede darle una carta que lo excusa de recibirla. Si su recuento de linfocitos CD4 (una clase de glóbulos blancos) está por debajo de 200/mm3, su proveedor de atención de salud podría recomendarle que atrase su viaje para darle a los medicamentos contra el VIH tiempo para fortalecer su sistema inmunitario. Para prepararse para su viaje, lea la información de los CDC sobre la Prevención de infecciones durante viajes.

La hoja informativa precedente se basa en la correspondiente en inglés.

Volver arriba