skip navigation

Skip Nav

Materiales educativos

Materiales educativo

Hojas informativas

Efectos secundarios de los medicamentos contra el VIH

La infección por el VIH y la hiperlipidemia

(Actualizado 6/17/2014; Última revisión 6/17/2014)

Imprimir

Puntos importantes

  • La hiperlipidemia se refiere a altas concentraciones de sustancias grasas en la sangre, incluso colesterol y triglicéridos. Aumenta el riesgo de enfermedad del corazón y de la vesícula biliar, así como de pancreatitis (inflamación del páncreas).
  • La infección por el VIH y el tratamiento correspondiente con medicamentos para combatirla pueden aumentar el riesgo de hiperlipidemia. Otros factores de riesgo incluyen antecedentes familiares de hiperlipidemia, un régimen de alimentación con alto contenido de grasa y el hábito de fumar.
  • El consumo de alimentos con bajo contenido de grasa saturada, grasa trans (aceites vegetales modificados) y colesterol y la actividad física en la mayoría de los días de la semana pueden ayudar a controlar la concentración de sustancias grasas en la sangre. Cuando esa concentración es alta, también se usan medicamentos para reducirla.
  • En las personas con el VIH, el tratamiento de la hiperlipidemia puede incluir un cambio del régimen de tratamiento para evitar tomar medicamentos contra ese virus que aumenten las concentraciones de sustancias grasas en la sangre.

¿Qué es la hiperlipidemia?

La hiperlipidemia es el término médico para designar las altas concentraciones de sustancias grasas en la sangre. Esas sustancias (también llamadas lípidos) incluyen colesterol y triglicéridos. El cuerpo necesita colesterol y triglicéridos para funcionar debidamente, pero en demasía pueden causar problemas. Las altas concentraciones de colesterol y triglicéridos pueden aumentar el riesgo de enfermedad del corazón y de la vesícula biliar, así como de pancreatitis (inflamación del páncreas).

¿Cuáles son los síntomas de hiperlipidemia?

Por lo general, la hiperlipidemia no tiene síntomas. Se emplea un análisis de sangre para determinar las concentraciones de grasa en la sangre y para detectar la hiperlipidemia. 

Se recomienda la prueba de hiperlipidemia antes y después de que una persona comience a tomar los medicamentos contra el VIH. Si las concentraciones de sustancias grasas en la sangre son normales, se recomienda el análisis una vez al año. Si son demasiado altas, se recomiendan análisis con más frecuencia.

¿Cuáles son los factores de riesgo de hiperlipidemia en las personas con el VIH?

La infección por el VIH en sí y el tratamiento con algunos medicamentos para combatirla pueden aumentar el riesgo de hiperlipidemia.

Los siguientes medicamentos contra el VIH pueden aumentar la concentración de sustancias grasas en la sangre:

¿Hay otros factores de riesgo de hiperlipidemia?

Los siguientes son factores de riesgo adicionales de hiperlipidemia.

  • Antecedentes familiares de hiperlipidemia.
  • Otras afecciones médicas, incluso hipertensión arterial, diabetes y actividad insuficiente de la glándula tiroides.
  • Un régimen de alimentación con alto contenido de grasas y carbohidratos.
  • Obesidad.
  • Hábito de fumar.
  • Consumo excesivo de bebidas alcohólicas.
  • Falta de actividad física.

Por fortuna, muchos de estos factores de riesgo se pueden controlar con cambios del estilo de vida. Por ejemplo, el mantenimiento de un peso saludable es una forma de reducir el riesgo de hiperlipidemia.

¿Qué otras medidas puede tomar una persona para prevenir la hiperlipidemia?

A continuación se citan otras medidas para reducir el riesgo de hiperlipidemia. Estas medidas pueden ayudar también a las personas que ya tienen hiperlipidemia.

  • Consuma alimentos con bajo contenido de grasa saturada, grasa trans y colesterol. Para ello, coma menos productos lácteos sin descremar, carnes grasas y postres con alto contenido de grasa y de azúcar. Limite el consumo de alimentos ricos en colesterol, como las yemas de huevo, la carne grasa y la carne de vísceras (como el hígado y los riñones). Más bien, escoja leche, queso y yogur total o parcialmente descremados; consuma más alimentos ricos en fibra, como avena, salvado de avena, frijoles y lentejas; y consuma más verduras y frutas.
  • Realice una actividad física. En las Guías de actividad física para los estadounidenses (disponibles solamente en inglés) se recomiendan 30 minutos de actividad física aeróbica a diario para los adultos de 18 a 64 años de edad. Las actividades aeróbicas incluyen caminar rápido, montar en bicicleta despacio y trabajar en el jardín.
  • Si fuma, deje de hacerlo. Los chicles de nicotina, los parches y las pastillas para chupar pueden facilitar el dejar de fumar. Puede además encontrar ayuda por teléfono o en internet. Para obtener más información sobre las estrategias para dejar de fumar lea esta hoja informativa (disponible solamente en inglés).

¿Se emplean medicamentos para tratar la hiperlipidemia?

Tal vez los cambios en el estilo de vida no sean suficientes para reducir la concentración de sustancias grasas en la sangre.

En personas con el VIH, el tratamiento de la hiperlipidemia puede consistir en un cambio del régimen de tratamiento para evitar tomar medicamentos contra ese virus que puedan aumentar las concentraciones de sustancias grasas en la sangre.

También hay medicamentos que pueden ayudar a controlar las concentraciones de sustancias grasas en la sangre. Los medicamentos más comúnmente empleados para reducir las concentraciones de colesterol se llaman estatinas. Los fibratos son un tipo de medicamento empleado para reducir las concentraciones de triglicéridos.

Los medicamentos contra el VIH pueden interactuar con los productos reductores de las concentraciones de sustancias grasas en la sangre. Si usted tiene el VIH y necesita medicamentos para controlar la hiperlipidemia, su proveedor de atención de salud puede recomendarle medicamentos que no le hagan daño con su régimen de tratamiento de ese virus.

¿Cómo puedo obtener más información sobre la hiperlipidemia?

La hoja informativa precedente se basa en la correspondiente en inglés.

Volver arriba