skip navigation

Skip Nav

Materiales educativos

Skip Navigation

El VIH y las mujeres

El VIH y las mujeres

(Actualizado 11/18/2013; Última revisión 11/18/2013)

ImprimirHelp

Puntos importantes

  • A finales del 2010, una de cada cuatro personas en los Estados Unidos con el VIH era mujer. Para las mujeres, la manera más común de contraer el VIH es a través de las relaciones sexuales con una pareja seropositiva (conocido también como transmisión sexual). 
  • Varios factores incrementan el riesgo de la infección por el VIH en las mujeres. Por ejemplo, durante el sexo vaginal sin protección, el VIH se transmite más fácilmente del hombre a la mujer que de la mujer al hombre. (Relaciones sexuales sin protección es sexo sin condón). El riesgo de una mujer de contraer el VIH puede también aumentar debido a los comportamientos de alto riesgo de su pareja, como relaciones sexuales sin protección con otras parejas o uso de drogas inyectables. 
  • A todas las personas con el VIH se les recomienda el tratamiento con medicamentos contra ese virus, conocido también como tratamiento antirretroviral. En general, las recomendaciones para el uso de medicamentos contra el VIH son las mismas para los hombres que para las mujeres.
  • Las mujeres seropositivas toman medicamentos contra el VIH durante el embarazo y el parto para prevenir la transmisión maternoinfantil del virus y proteger su propia salud. 

¿Afecta el VIH a las mujeres?

Sí. De acuerdo con los Centros para el control y la prevención de enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), a finales del 2010, una de cada cuatro personas en los Estados Unidos con el VIH era mujer.

He aquí más datos de los CDC acerca del VIH entre las mujeres: 

  • La carga del VIH es mayor entre las mujeres afroestadounidenses. En el 2011, del total de nuevas infecciones por el VIH entre las mujeres, el 63% se presentó entre las mujeres afroestadounidenses, el 17% entre las mujeres blancas y el 17% entre las mujeres hispanas.
  • En el 2010, la mayoría de las infecciones por el VIH en las mujeres se diagnosticaron entre las mujeres de 25 a 44 años de edad.
  • Para las mujeres, la manera más común de contraer el VIH es a través de las relaciones sexuales con una pareja seropositiva (conocido también como transmisión sexual). 

Aun cuando la prueba de detección del VIH se recomienda para todas las personas entre 13 y 64 años de edad, el 15 % de las mujeres en los Estados Unidos que tienen el VIH no lo saben. (La prueba de detección del VIH se recomienda también para todas las personas expuestas a un mayor riesgo de dicha infección independientemente de la edad.) 

¿Qué factores colocan a la mujer en riesgo del VIH?

El VIH se propaga a través de la sangre, el semen, el flujo vaginal o la leche materna de la persona infectada. La propagación del VIH de una persona a otra se conoce como transmisión del VIH.

Los principales factores de riesgo para la transmisión del VIH son los mismos para los hombres que para las mujeres: 

  • Tener relaciones sexuales sin protección (relaciones sexuales sin un condón) con una persona infectada.
  • Compartir el equipo para inyección de drogas (como agujas y jeringas) con una persona que tiene el VIH.

Varios factores incrementan el riesgo de la infección por el VIH en las mujeres. Por ejemplo, durante el sexo vaginal sin protección, el VIH se transmite más fácilmente del hombre a la mujer que de la mujer al hombre. Algunos factores relacionados con la edad, como el tracto vaginal inmaduro en las adolescentes o atrofio (contracción) de la vagina en las mujeres mayores, podrían hacer más fácil que el VIH infecte a la mujer que al hombre. El riesgo de una mujer de contraer el VIH puede también aumentar debido a los comportamientos de alto riesgo de su pareja, como relaciones sexuales sin protección con otras parejas o uso de drogas inyectables.

¿Hay asuntos que pueden afectar el tratamiento del VIH entre las mujeres?

El tratamiento con medicamentos contra el VIH (conocido también como tratamiento antirretroviral o TAR) ayuda a las personas con el virus a vivir una vida más larga y sana. A todas las personas con el VIH se les recomienda el TAR. En general, las recomendaciones para el uso de medicamentos contra el VIH son las mismas para los hombres que para las mujeres. 

Algunos efectos secundarios de los medicamentos contra el VIH pueden ser más frecuentes o más graves en las mujeres que en los hombres. Por ejemplo, el riesgo de lesión del hígado debido a la nevirapina (marca comercial: Viramune) es mayor entre las mujeres que entre los hombres. 

El control de la natalidad y el embarazo son ejemplos de asuntos que afectan el uso de medicamentos contra el VIH entre las mujeres.

Control de la natalidad 
Algunos medicamentos contra el VIH pueden reducir la eficacia de las pastillas para el control de la natalidad, en cuyo caso, tal vez la mujer tenga que usar una forma adicional o diferente de anticonceptivo.

Embarazo
Las mujeres seropositivas toman medicamentos contra el VIH durante el embarazo y el parto para prevenir la transmisión maternoinfantil del VIH y proteger su salud. 

Los siguientes factores afectan el uso de los medicamentos contra el VIH durante el embarazo:

  • Cambios durante el embarazo que pueden afectar cómo el organismo procesa los medicamentos contra el VIH. Debido a estos cambios, la dosis de los medicamentos podría cambiar durante el embarazo.
  • El mayor riesgo de ciertos efectos secundarios de algunos de los medicamentos contra el VIH, como la nevirapina. 
  • El posible riesgo de defectos congénitos con el uso de ciertos medicamentos contra el VIH. No se ha relacionado claramente ningún medicamento contra el VIH con los defectos congénitos. Hay cierta inquietud de que tomar efavirenz (marca comercial: Sustiva) durante las primeras semanas de embarazo podría incrementar el riesgo de defectos congénitos, pero esto es incierto. Se les anima a las mujeres seropositivas que toman medicamentos contra el VIH a inscribirse en el Registro del uso de antirretrovirales durante el embarazo. El registro es un proyecto establecido para vigilar la exposición prenatal a los medicamentos contra el VIH y detectar cualquier aumento potencial del riesgo de defectos congénitos afines. Las mujeres embarazadas expuestas a los medicamentos contra el VIH se inscriben voluntariamente en el registro a través de sus proveedores de atención de salud.

La hoja informativa precedente se basa en la correspondiente en inglés.