skip navigation

Skip Nav

Noticias

Asocian el VIH con una mayor posibilidad de tener un infarto

Fecha: 14 marzo 2013
Fuente: Biblioteca Nacional de Medicina (NLM)
URL: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_134776.html

NUEVA YORK (Reuters Health) - Un estudio demuestra que las personas con VIH son casi un 50 por ciento más propensas a tener un infarto cardíaco que el resto de la población. Los autores especulan si se trata de una combinación de efectos del VIH y de los antirretrovirales para combatir el virus.

"Es un escenario complejo", dijo el doctor Matthew Freiberg, autor principal del estudio de University of Pittsburgh, Pensilvania. "Aún estamos tratando de comprender los mecanismos".

El estudio incluyó a más de 82.000 veteranos de Estados Unidos; casi todos eran hombres. Un tercio estaba infectado por el VIH. En casi seis años, 871 participantes tuvieron un infarto y 176 fueron fatales. Los veteranos con VIH eran mucho más propensos a sufrir un infarto que los veteranos VIH negativos de 40, 50 y 60 años.

Tras considerar otros factores de riesgo, como la hipertensión, la diabetes y el consumo de drogas y alcohol, los veteranos con VIH seguían siendo un 48 por ciento más propensos a sufrir un infarto durante el estudio.

Esto sugiere que los antirretrovirales influyeron por lo menos parcialmente en ese riesgo extra. Pero estudios previos habían demostrado que el virus también favorece la aparición de cardiopatías. "Como otras infecciones, (el VIH) promovería una respuesta inflamatoria que impulsa ese aumento del riesgo de padecer un infarto cardíaco", resumió.

Tener hepatitis C o enfermedad renal también estuvo asociado con una mayor posibilidad de que los veteranos sufrieran un infarto, según publica el equipo en JAMA Internal Medicine.

El doctor Patrick Mallon, de la Facultad de Medicina y Ciencia Médica de la Universidad de Dublín, Irlanda, recordó que estudios previos habían mostrado una relación entre el VIH y la enfermedad cardiovascular.

Dijo que el nuevo estudio lo reafirma al comparar dos grupos muy similares, en los que el VIH era la única diferencia. "Ha habido muchas señales durante mucho tiempo en el VIH y recién ahora estamos empezando a ver investigadores que diseñan estudios adecuadamente y que realmente nos aportan respuestas muy claras", dijo Mallon, autor de un comentario publicado sobre el nuevo estudio.