skip navigation

Skip Nav

Noticias

Investigadores afirman que no se observan rastros de VIH después de unos trasplantes de células madre

Fecha: 3 julio 2013
Fuente: Institutos Nacionales de la Salud (NIH)
URL: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_138416.html

MIÉRCOLES, 2 de julio (HealthDay News) -- Dos pacientes VIH positivos no muestran rastros del virus tras recibir quimioterapia y trasplantes de células madre como tratamiento para el linfoma, según una investigación reciente.

Los pacientes se han convertido en el segundo y tercer casos conocidos de la "cura esterilizante", en que un tratamiento médico elimina todos los vestigios del VIH, el virus que provoca el SIDA, del organismo. Han seguido libres del virus aunque hace meses que los médicos dejaron de administrarles fármacos dirigidos al VIH.

"No hemos podido detectar el virus ni en las células sanguíneas ni en el plasma de estos pacientes", señaló el investigador líder, el Dr. Timothy Henrich, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard y del Hospital Brigham and Women's, de Boston. "También hicimos una biopsia del tejido intestinal de uno de nuestros pacientes, y no pudimos detectar el VIH en esas células. Esencialmente, no tenemos ninguna evidencia de recuperación viral".

Los hallazgos serán presentados el miércoles en la Conferencia de la Sociedad Internacional del SIDA (International AIDS Society) en Kuala Lumpur, Malasia.

Los pacientes habían estado recibiendo terapia antirretroviral a largo plazo para el VIH cuando desarrollaron linfoma, un tipo de cáncer de la sangre que tiene que ver con los glóbulos blancos, apuntó Henrich.

Ambos se sometieron a quimioterapia seguida por trasplantes de médula ósea para curar el linfoma. Posteriormente, Henrich no pudo detectar ninguna infección con VIH en sus organismos.

Henrich presentó unos hallazgos preliminares de la investigación el julio pasado en la Conferencia Internacional del SIDA. Desde entonces, él y sus investigadores retiraron la terapia antirretroviral de los pacientes para ver qué tan completamente se había deshecho el tratamiento anticancerígeno del VIH. Un paciente ha estado sin tratamiento y sin virus detectables durante quince semanas, y el otro durante siete.

Henrich advirtió que es demasiado pronto para declarar que los pacientes están completamente curados del VIH. "Aunque no podemos detectar el VIH, es posible que esté presente, pero en cantidades extremadamente bajas", comentó. "Vamos a esperar y a vigilar, y a ver qué sucede con estos pacientes".

Desafortunadamente, este tipo de cura no es algo que pueda practicarse de manera generalizada en todas las personas infectadas con VIH. "Los trasplantes no son un tratamiento ampliable, asequible y ni siquiera seguro para los pacientes de VIH", advirtió Henrich.

El llamado "paciente de Berlín", Timothy Brown, es el primer caso documentado de una cura esterilizante para el VIH. Brown es un hombre estadounidense que vivía en Alemania y que recibió un trasplante de médula ósea para tratar la leucemia. Brown ha permanecido libre del VIH incluso después de dejar la terapia antirretroviral. Las células de médula ósea trasplantadas proveían de un donante que portaba una rara mutación genética que aumenta la inmunidad contra la forma más común del VIH, y los investigadores creen que eso ayudó a proteger a Brown de volver a infectarse.

En Mississippi, una bebé nacida con VIH hace casi tres años es el primer caso de una "cura funcional", en que el tratamiento temprano erradica el virus. El tratamiento inmediato con antirretrovirales eliminó todos los rastros del VIH en la niña en su primer mes de vida, y ha permanecido libre del virus incluso tras dejar la terapia farmacológica a los 18 meses de edad.

Los hallazgos de Henrich son significativos porque sus dos pacientes no recibieron trasplantes de células de la médula ósea con la mutación genética que ayudó a Brown. Tampoco recibieron la quimioterapia intensa ni la radiación del cuerpo entero que antecedieron el trasplante de células madre de Brown.

Sus trasplantes de células madre parecen haber sido protegidos por la terapia antirretroviral en curso de los propios pacientes, que continuó mientras recibían el tratamiento contra el cáncer.

"En los trasplantes de médula ósea, las células donadas en realidad eliminan y reemplazan las células sanguíneas del receptor", explicó Henrich. "La terapia antirretroviral permitió a las células del donante reemplazar a las células del receptor sin infectarse".

Al comparar a Brown con los dos nuevos pacientes, los investigadores esperan comprender mejor las respuestas inmunitarias que han protegido a los tres, planteó Rowena Johnston, vicepresidenta y directora de investigación de amfAR (Foundation for AIDS Research), que patrocina la investigación de Henrich.

"En ese momento no estaba nada claro cómo había ocurrido la cura", comentó Johnston sobre el caso de Brown. "Una forma en que los hallazgos de Henrich son significativos es que nos permitieron diferenciar entre los factores que podrían haber sido claves en la cura de Timothy Brown".

En conjunto, los tres pacientes pueden proporcionar a los investigadores mucha información sobre las barreras para una cura, y cómo podrían vencerse, continuó Johnston.

Quizás algún día el tratamiento que ayudó a esos pacientes estará disponible para todo el que tenga VIH, añadió.

"Actualmente imaginamos que curar a las personas a gran escala a través de trasplantes de células madre plantearía muchos problemas graves, pero los investigadores en terapia genética están trabajando en formas para que quizás algún día sea posible", aseguró Johnston.

Los hallazgos presentados en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.