skip navigation

Skip Nav

Materiales educativos

Materiales educativo

Hojas informativas

El VIH y el embarazo

El VIH y las mujeres

(Actualizado 9/1/2015; Última revisión 9/1/2015)

Imprimir

Puntos importantes

  • Las mujeres representan aproximadamente una de cada cuatro personas con el VIH en los Estados Unidos.
  • Para las mujeres, la manera más común de contraer la infección por el VIH es a través de las relaciones sexuales (llamada transmisión sexual) con una pareja masculina seropositiva.
  • Varios factores incrementan el riesgo de infección por el VIH en las mujeres. Por ejemplo, durante las relaciones sexuales por vía vaginal sin protección, el VIH se transmite más fácilmente del hombre a la mujer que de la mujer al hombre. (Las relaciones sexuales sin protección son las realizadas sin condón). El riesgo que tiene una mujer de contraer la infección por el VIH también puede aumentar debido a los patrones de comportamiento de alto riesgo de su pareja, como el uso de drogas inyectables o las relaciones sexuales sin protección con otros hombres.
  • A todas las personas con el VIH se les recomienda el tratamiento con medicamentos contra ese virus llamado tratamiento antirretroviral o TAR. En general, las recomendaciones para el uso de medicamentos contra el VIH son las mismas para los hombres que para las mujeres.
  • Las mujeres seropositivas toman medicamentos contra el VIH durante el embarazo y el parto para prevenir la transmisión maternoinfantil del virus y proteger su propia salud.

¿Afecta el VIH a las mujeres?

Sí. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), las mujeres representan aproximadamente una de cada cuatro personas con el VIH en los Estados Unidos.

He aquí más datos de los CDC acerca del VIH entre las mujeres:

  • En el 2013, del total de nuevas infecciones por el VIH entre las mujeres, el 63% se presentó entre las mujeres afroestadounidenses, el 17% entre las mujeres blancas y el 15% entre las mujeres hispanas.
  • Para las mujeres, la manera más común de contraer la infección por el VIH es a través de las relaciones sexuales (llamada transmisión sexual) con una pareja masculina seropositiva.
  • En su mayoría, las mujeres con el VIH saben que están infectadas. Sin embargo, solamente el 45% de ellas recibe el tratamiento necesario.
El tratamiento con medicamentos contra el VIH (llamado tratamiento antirretroviral o TAR) ayuda a las personas seropositivas a tener una vida más larga y sana. El TAR se recomienda para todas las personas con el VIH. Por lo general, las recomendaciones sobre el uso de los medicamentos contra el VIH son iguales para los hombres y las mujeres.

¿Qué factores exponen a la mujer al riesgo del VIH?

El VIH se propaga a través de la sangre, el semen, el flujo vaginal, las secreciones rectales o la leche materna de la persona infectada. La propagación del VIH de una persona a otra se conoce como transmisión del VIH.

Los principales factores de riesgo para la transmisión del VIH son los mismos para los hombres que para las mujeres:

  • Tener relaciones sexuales sin protección (relaciones sexuales sin un condón) con una persona infectada.
  • Compartir el equipo para inyección de drogas (como agujas y jeringas) con una persona que tiene el VIH.
Varios factores incrementan el riesgo de la infección por el VIH en las mujeres. Por ejemplo, durante el sexo vaginal sin protección, el VIH se transmite más fácilmente del hombre a la mujer que de la mujer al hombre. Algunos factores relacionados con la edad, como el tracto vaginal inmaduro en las adolescentes o atrofio (contracción) de la vagina en las mujeres mayores, podrían hacer más fácil que el VIH infecte a la mujer que al hombre. El riesgo que tiene una mujer de contraer el VIH puede también aumentar debido a los patrones de comportamiento de alto riesgo de su pareja, como el uso de drogas inyectables o las relaciones sexuales sin protección con otros hombres.

¿El tratamiento de la infección por el VIH es igual para los hombres y las mujeres?

En general, las recomendaciones para el uso de medicamentos contra el VIH son las mismas para los hombres que para las mujeres. Sin embargo, existen algunos factores propios de las mujeres que pueden afectar su tratamiento contra el VIH. Entre ellos cabe citar el mayor riesgo de efectos secundarios producidos por algunos medicamentos contra el VIH, el control de la natalidad y el embarazo.

Efectos Secundarios
Algunos efectos secundarios de los medicamentos contra el VIH pueden ser más frecuentes o más graves en las mujeres que en los hombres. Por ejemplo, el riesgo de efectos secundarios relacionados al hígado debido a la nevirapina (marca comercial: Viramune) es mayor entre las mujeres que entre los hombres.

Control de la natalidad
Algunos medicamentos contra el VIH pueden reducir la eficacia de los anticonceptivos hormonales, por ejemplo, las píldoras, los parches, los anillos o los implantes para el control de la natalidad. Es posible que las mujeres tratadas con medicamentos contra el VIH tengan que usar métodos adicionales o diferentes de control de la natalidad.

Embarazo
Las mujeres seropositivas toman medicamentos contra el VIH durante el embarazo y el parto para prevenir la transmisión maternoinfantil del VIH y proteger su salud.

Los siguientes factores afectan el uso de los medicamentos contra el VIH durante el embarazo:

  • Cambios durante el embarazo que pueden afectar la forma en que el cuerpo asimila los medicamentos contra el VIH. Debido a estos cambios, la dosis de los medicamentos podría cambiar durante el embarazo.
  • El mayor riesgo de ciertos efectos secundarios de algunos de los medicamentos contra el VIH, como la nevirapina.
  • El riesgo potencial de defectos congénitos con el uso de algunos medicamentos contra el VIH. Ninguno de estos últimos se ha vinculado claramente a los defectos congénitos, pero algunos medicamentos han causado preocupaciones. Las mujeres embarazadas y sus proveedores de atención de salud examinan cuidadosamente los riesgos y beneficios de determinados medicamentos al escoger el régimen de tratamiento contra el VIH que se debe usar durante el embarazo.

La hoja informativa precedente se basa en la correspondiente en inglés.

Volver arriba