skip navigation

Skip Nav

Materiales educativos

Materiales educativo

Hojas informativas

El VIH y las mujeres

Prevención de la transmisión maternoinfantil del VIH durante el parto

(Actualizado 9/1/2015; Última revisión 9/1/2015)

Imprimir

Puntos importantes

  • Las mujeres embarazadas seropositivas (que tienen el virus) reciben medicamentos contra el VIH durante el parto (es decir, desde que comienza el trabajo de parto hasta el nacimiento del bebé) para reducir el riesgo de transmisión maternoinfantil del VIH.
  • En las recomendaciones para el uso de medicamentos contra el VIH durante el parto se considera si la mujer ya toma este tipo de medicamentos cuando empieza el trabajo de parto y su concentración del VIH en la sangre (carga viral).
  • Las mujeres que ya toman medicamentos contra el VIH deben continuarlos durante el parto, en lo posible. Las mujeres con una carga viral alta o desconocida cerca de la fecha del parto deben recibir zidovudina (marca comercial: Retrovir) en inyección intravenosa (IV).
  • Se recomienda un parto por cesárea programado a las 38 semanas de embarazo (2 semanas antes de la fecha prevista) para reducir el riesgo de transmisión del VIH de la madre al niño cuando la carga viral de las mujeres sea alta o desconocida cerca de la fecha del parto.

El parto (es decir, desde que comienza el trabajo de parto hasta el nacimiento del bebé) es el proceso de dar a luz. Una mujer embarazada seropositiva puede pasar el virus a su bebé en cualquier momento durante el embarazo, incluso durante el parto. El riesgo de transmisión maternoinfantil del VIH es mayor durante el parto cuando el bebé pasa por la vía del parto y está expuesto a cualquier VIH en la sangre u otro líquido de la madre VIH-positiva.

¿Cómo se reduce el riesgo de la transmisión maternoinfantil del VIH durante el parto?

Durante el parto, las mujeres embarazadas seropositivas reciben medicamentos contra el VIH para prevenir la transmisión maternoinfantil del virus.

En algunas situaciones, una mujer embarazada seropositiva podría tener un parto por cesárea programado a las 38 semanas de embarazo (2 semanas antes de la fecha prevista) para reducir el riesgo de transmisión del VIH de la madre al niño. Un parto por cesárea programado se planea con anticipación.

Todas las decisiones relacionadas con el uso de medicamentos contra el VIH durante el parto y la opción de un parto por cesárea para prevenir la transmisión maternoinfantil del virus son tomadas por la madre junto con sus proveedores de atención de salud.

¿Qué medicamentos reciben las mujeres seropositivas durante el parto?

La opción de medicamentos contra el VIH para usar durante el parto depende de la situación particular de la mujer. Las recomendaciones sobre los medicamentos para usar consideran si la mujer ya está tomando medicamentos contra el VIH y su concentración del VIH en la sangre (carga viral).

Las mujeres que ya toman medicamentos contra el VIH cuando comienzan el trabajo de parto deben continuarlos durante el parto, en lo posible. Las mujeres con una carga viral alta o desconocida cerca de la fecha del parto también deben recibir zidovudina (marca comercial: Retrovir) en inyección intravenosa (IV). Las mujeres que no tomaron medicamentos contra el VIH durante el embarazo también deben recibir zidovudina por vía intravenosa durante el parto.

¿Cómo evita la zidovudina la transmisión maternoinfantil del VIH durante el parto?

La zidovudina es un medicamento contra el VIH que pasa fácilmente de una mujer embarazada a su bebé nonato a través de la placenta (conocida también como secundinas). Una vez que la medicina entra al sistema del bebé, lo protege de infección por cualquier VIH que pase de la madre al niño durante el parto. Por esta razón, el uso de zidovudina durante el parto previene la transmisión maternoinfantil del virus incluso en las mujeres con una carga viral alta cerca de la fecha del parto.

¿Cuándo se recomienda un parto por cesárea programado para prevenir la transmisión maternoinfantil del VIH?

Un parto por cesárea programado a las 38 semanas para prevenir la transmisión maternoinfantil del VIH es recomendable en las siguientes situaciones:

  • Cuando la concentración de la carga viral de la mujer cerca del momento del parto está por encima de 1.000 copias/ml.
  • Cuando se desconoce la concentración de la carga viral de la mujer.
En estas situaciones, una mujer seropositiva debería tener un parto por cesárea programado aunque haya tomado los medicamentos contra el VIH durante el embarazo. El parto por cesárea debería realizarse antes de que la mujer empiece el trabajo de parto y antes de que se rompa la fuente (conocido también como rotura de membranas).

El riesgo de la transmisión maternoinfantil del VIH es bajo para las mujeres que toman medicamentos contra el VIH durante el embarazo y tienen una concentración de la carga viral por debajo de 1.000 copias/ml cerca del momento del parto. En este caso, una mujer seropositiva debería tener un parto vaginal a no ser que haya otras razones médicas que requiera un parto por cesárea.

¿Qué pasa si una mujer VIH-positiva empieza el trabajo de parto o se rompe la fuente antes de su parto por cesárea programado?

Una vez que la mujer empieza el trabajo de parto o se rompe la fuente, es posible que el parto por cesárea no reduzca el riesgo de transmisión maternoinfantil del VIH. Es este caso, la decisión sobre el parto por cesárea depende de las circunstancias particulares de cada mujer.

La hoja informativa precedente se basa en la correspondiente en inglés.

Volver arriba