skip navigation

Skip Nav

Materiales educativos

Materiales educativo

Hojas informativas

El VIH y las mujeres

Prevención de la transmisión maternoinfantil del VIH después del parto

(Actualizado 9/1/2015; Última revisión 9/1/2015)

Imprimir

Puntos importantes

  • El uso de medicamentos contra el VIH y otras estrategias han reducido considerablemente la tasa de transmisión maternoinfantil de ese virus. Anualmente, nacen menos de 200 bebés seropositivos en los Estados Unidos.
  • Durante las seis semanas después del parto, los bebés de madres seropositivas (que tienen el virus) reciben un medicamento contra el VIH llamado zidovudina (marca comercial: Retrovir). El medicamento contra el VIH protege a los bebés de contraer cualquier VIH que pase de la madre al niño durante el parto.
  • A los bebés de madres seropositivas se les recomienda la prueba de detección del VIH a los 14 y 21 días de nacidos, entre los meses 1 y 2 y de nuevo entre los meses 4 y 6. La prueba empleada (llamada prueba virológica de detección del VIH) busca directamente el VIH en la sangre.
  • Los resultados de dos pruebas virológicas deben dar negativo para estar seguros de que el bebé no tiene el VIH. El primer resultado negativo debe ser de una prueba hecha cuando el bebé tiene un mes de nacido o más y el segundo resultado debe ser de una prueba hecha cuando el bebé tiene 4 meses de nacido o más. Los resultados de dos pruebas virológicas deben dar positivo para estar seguros de que el bebé tiene el VIH.
  • Si la prueba muestra que un bebé es seropositivo, se cambia su tratamiento con zidovudina por una combinación de medicamentos contra el VIH. Estos medicamentos ayudan a los niños infectados por el virus a vivir una vida más sana.
  • Como el VIH se puede propagar a la leche materna, las mujeres seropositivas en los Estados Unidos no deberían amamantar a sus bebés. En los Estados Unidos, la leche en polvo (fórmula) para bebés es una alternativa tolerable y sana a la leche materna.

¿Cuántos bebés nacen en los Estados Unidos con el VIH?

El VIH se puede transmitir de una madre seropositiva al bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia materna (por medio de la leche materna). Por fortuna, el uso de medicamentos contra el VIH y otras estrategias han reducido considerablemente la tasa de transmisión maternoinfantil del virus. Anualmente, nacen menos de 200 bebés seropositivos en los Estados Unidos.

El riesgo de la transmisión maternoinfantil del VIH es bajo cuando:

  • La madre seropositiva recibe medicamentos contras el VIH durante el embarazo y el parto y, en ciertos casos, tiene un parto por cesárea programado.
  • Los bebés de madres seropositivas reciben medicamentos contra el VIH durante las primeras 6 semanas de nacidos y no se alimentan con leche materna.

¿Cuán pronto después de nacidos reciben los bebés de madres seropositivas los medicamentos contra el VIH para prevenir la transmisión maternoinfantil del virus?

Durante las primeras 6 a 12 horas de nacidos, los bebés de madres seropositivas reciben un medicamento contra el VIH llamado zidovudina (marca comercial: Retrovir). En general, los bebés reciben zidovudina por 6 semanas. En ciertas situaciones, un bebé podría recibir otros medicamentos contra el virus además de la zidovudina. El medicamento contra el VIH protege a los bebés de contraer cualquier VIH que pase de la madre al niño durante el parto.

Una vez terminado el régimen de tratamiento con zidovudina por 6 semanas, los bebés de madres seropositivas reciben un medicamento llamado sulfametoxazol / trimetoprima (marca comercial: Bactrim). El Bactrim ayuda a prevenir la Neumonía por Pneumocystis jiroveci, un tipo de neumonía que puede presentarse en las personas con el VIH. Si la prueba de detección del VIH muestra que le bebé no tiene el virus, se suspende la administración de Bactrim.

¿Cuán pronto después de nacidos se les hace la prueba del VIH a los bebés de mujeres seropositivas?

La prueba de detección del VIH se recomienda a los 14 a 21 días de nacidos, entre los meses 1 y 2 y de nuevo entre los meses 4 y 6. La prueba empleada (llamada prueba virológica de detección del VIH) busca directamente el virus en la sangre.

Se necesitan los resultados de al menos dos pruebas virológicas de detección del VIH para saber si el bebé es seronegativo o seropositivo.

  • Estado seronegativo/sin infección por el VIH:
    Para estar seguros de que el bebé no tiene el VIH, los resultados de dos pruebas virológicas deben dar negativo. El primer resultado negativo debe ser de una prueba hecha cuando el bebé tiene un mes de nacido o más y el segundo resultado debe ser de una prueba hecha cuando el bebé tiene 4 meses de nacido o más.

  • Estado seropositivo/con infección por el VIH:
    Para estar seguros de que el bebé tiene el VIH, los resultados de dos pruebas virológicas deben dar positivo.

Afortunadamente, pocos bebés en los Estados Unidos nacen con el VIH porque la mayoría de las mujeres seropositivas y sus bebés reciben medicamentos contra este virus. Si la prueba demuestra que el bebé es seropositivo, se le cambia el tratamiento con zidovudina a una combinación de medicamentos contra el VIH (llamada tratamiento antirretroviral o TAR). Este tratamiento ayuda a las personas con el virus a vivir una vida más larga y sana.

¿Qué otras medidas se toman para proteger a los bebés del VIH?

Como el VIH se puede propagar a la leche materna, las mujeres seropositivas en los Estados Unidos no deberían amamantar a sus bebés. En los Estados Unidos, la leche en polvo (fórmula) para bebés es una alternativa tolerable y sana a la leche materna.

Según informes, algunos niños han contraído la infección por el VIH al comer alimentos previamente masticados por una persona seropositiva. Para no correr riesgos, a los bebés no se les debe dar alimentos que ya han sido masticados.

¿Siguen las mujeres seropositivas tomando medicamentos contra el VIH después del parto?

Las mujeres trabajan muy de cerca con sus proveedores de atención de salud para determinar si deben seguir tomando medicamentos contra el VIH después del parto. Se recomienda ese tratamiento a todas las personas seropositivas. Esos medicamentos evitan que la infección por el VIH evolucione al SIDA y reducen el riesgo de transmisión sexual del virus.

La decisión de una mujer de seguir tomándolos o no después del parto depende de los factores siguientes:

  • La concentración el VIH (la carga viral) en el cuerpo de la mujer.
  • Cualquier asunto que podría dificultarle tomar los medicamentos contra el VIH tal como se los recetan.
  • Si su pareja tiene el VIH o no.
  • Sus preferencias personales y las de su proveedor de atención de salud.

La hoja informativa precedente se basa en la correspondiente en inglés.

Volver arriba