skip navigation

Skip Nav

Materiales educativos

Materiales educativo

Hojas informativas

Afecciones relacionadas con el VIH/SIDA

La infección por el VIH y la hepatitis C

(Actualizado 9/14/2016; Última revisión 9/14/2016)

Imprimir

Puntos importantes

  • La hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por el virus del mismo nombre (VHC).
  • La infección por el VHC se propaga principalmente por medio del contacto con la sangre de una persona infectada por ese virus. La mayoría de las personas contraen la infección por el VHC al compartir agujas u otro equipo de inyección de drogas.
  • Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), aproximadamente 25% de las personas con el VIH en los Estados Unidos también tienen el VHC. La infección por ambos virus se llama infección simultánea (coinfección) por el VIH y el VHC.
  • Las personas con infección simultánea por el VIH y el VHC deben recibir tratamiento para ambas enfermedades. Los proveedores de atención de salud recetan medicamentos contra el VIH y el VHC cuidadosamente para evitar interacción de un medicamento con otro y observar de cerca a las personas que toman medicamentos para determinar si hay algún efecto secundario.

¿Qué es la hepatitis C?

La hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por el virus del mismo nombre (VHC). Las siglas VHC pueden referirse al virus o a la enfermedad que causa.

La infección por el VHC puede ser una enfermedad (aguda) de corta duración o (crónica) de larga duración:

  • La enfermedad aguda por el VHC ocurre en los 6 meses siguientes a la exposición de una persona a ese virus. En la mayoría de las personas, la fase aguda se convierte en fase crónica.
  • La enfermedad crónica por el VHC puede durar toda la vida. Sin tratamiento, puede causar cáncer o lesión grave del hígado conducente a insuficiencia hepática.

La infección por el VHC es una enfermedad contagiosa que puede propagarse de una persona a otra.

¿Cómo se propaga el VHC de una persona a otra?

El VHC se propaga principalmente por medio del contacto con la sangre de una persona infectada por ese virus. En los Estados Unidos, el VHC se propaga principalmente al compartir agujas u otro equipo de inyección de drogas con alguien infectado por ese virus.

¿Qué conexión existe entre el VIH y el VHC?

Puesto que tanto el VIH como el VHC se pueden propagar por medio de la sangre, uno de los principales factores de riesgo de infección por ambos virus es el uso de drogas inyectables. Por eso, compartir agujas u otro equipo de inyección de drogas aumenta el riesgo de contacto con sangre infectada por el VIH o el VHC.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), aproximadamente 25% de las personas con el VIH en los Estados Unidos también tienen el VHC. Entre las personas VIH-positivas que se inyectan drogas, de 50% a 90% también tienen el VHC. La infección por ambos virus se llama infección simultánea (coinfección) por el VIH y el VHC.

En las personas con infección simultánea por el VIH y el VHC, el VIH puede hacer que la infección crónica por el VHC empeore más rápido. No está claro si el VHC tiene un efecto igual en la infección por el VIH.

¿Se puede prevenir la infección por el VHC?

La mejor forma de protección contra el VHC es nunca inyectarse drogas. Si se las inyecta, use siempre agujas nuevas esterilizadas y no reutilice ni comparta agujas, jeringas ni ningún otro equipo de inyección.

Las personas con el VIH también pueden tomar las siguientes medidas para reducir el riesgo de infección por el VHC:

  • No compartir cepillos de dientes, cuchillas ni otros artículos de uso personal que puedan entrar en contacto con la sangre de otra persona.
  • Si se hacen un tatuaje o una perforación en alguna parte del cuerpo, asegurarse que los instrumentos empleados estén esterilizados.
  • Usar condones durante las relaciones sexuales. El riesgo de infección por el VHC por medio del contacto sexual es poco, pero aumenta en personas con el VIH. Los condones también reducen el riesgo de transmisión del VIH y de otras enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea y la sífilis.

¿Las personas con el VIH deben hacerse la prueba de detección del VHC?

Todas las personas infectadas por el VIH deben hacerse la prueba de detección del VHC. Por lo general, una persona se hará primero una prueba de anticuerpos contra el VHC, en la cual se determina la presencia de ese virus en la sangre. (Los anticuerpos contra el VHC son proteínas que combaten la enfermedad y que el cuerpo produce en respuesta a la infección causada por el virus.) Un resultado positivo en una prueba de anticuerpos contra el VHC significa que la persona ha estado expuesta a ese virus en algún momento de su vida.

Un resultado positivo en una prueba de anticuerpos contra el VHC debe confirmarse con una segunda prueba de seguimiento. Las pruebas de seguimiento permiten determinar si la persona tiene VHC en la sangre. Un resultado positivo en esta prueba confirma que una persona está infectada por el VHC.

¿Cuáles son los síntomas de la infección por el VHC?

La mayoría de las personas con la infección aguda por el VHC no tienen síntomas. Sin embargo, algunas pueden tener señales de esa infección poco después de contraerla. Los síntomas de infección aguda por el VHC entre leves y moderados pueden incluir los siguientes:

  • Fiebre
  • Fatiga
  • Pérdida del apetito
  • Náuseas
  • Vómito
  • Dolor abdominal
  • Orina de color oscuro
  • Heces de color claro
  • Dolor de las articulaciones
  • Ictericia (amarillamiento de la piel o la esclerótica [la parte blanca] de los ojos)

La mayoría de las personas con la infección crónica por el VHC no tienen ningún síntoma. A menudo, la infección crónica por ese virus se descubre por medio de los resultados de las pruebas de la función hepática realizadas como parte de la atención regular.

¿Cuál es el tratamiento para la infección por el VHC?

La infección por el VHC se trata con medicamentos antivirales, que obran para desacelerar la infección por ese virus o evitar que cause daño al hígado. Muchos de los medicamentos de fabricación más reciente contra ese virus son más eficaces y tienen menos efectos secundarios que los más antiguos. Los medicamentos más modernos pueden eliminar el virus del cuerpo por completo.

Las personas con infección simultánea por el VIH y el VHC deben recibir tratamiento para ambas enfermedades. La fecha de iniciación de cada tratamiento y los medicamentos que se deben tomar dependen de la persona. Por ejemplo, algunos medicamentos contra el VIH y el VHC no se pueden usar juntos sin riesgo. Si usted tiene la infección simultánea por ambos virus, comuníquese con su proveedor de atención de salud para saber cuáles son los mejores medicamentos para usted.

El empleo de medicamentos contra el VIH y el VHC al mismo tiempo puede aumentar el riesgo de interacción de un medicamento con otro y de efectos secundarios. Los proveedores de atención de salud recetan medicamentos contra el VIH y el VHC cuidadosamente para evitar interacción de un medicamento con otro y observar de cerca a las personas que toman medicamentos para determinar si hay algún efecto secundario.

Obtenga más información sobre el VIH y el VHC. Esta hoja informativa se basa en datos obtenidos de las siguientes fuentes:

De los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) (disponibles solamente en inglés):

Del Departamento de Salud y Servicios Humanos (Department of Health and Human Services, HHS) (disponibles solamente en inglés):

Del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, NIDDK):

La hoja informativa precedente se basa en la correspondiente en inglés.

Volver arriba