skip navigation

Skip Nav

Noticias

La mitad de los hombres gays VIH positivos en los EE. UU. no están recibiendo el tratamiento adecuado

Fecha: 25 septiembre 2014
Fuente: Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS)
URL: http://www.healthfinder.gov/news/newsstory2.aspx?Docid=692135&source=govdelivery&utm_medium=email&utm_source=govdelivery/

Aunque los hombres gays y bisexuales conforman la mayoría de los estadounidenses que tienen el VIH, la mitad de ellos no están recibiendo un tratamiento de forma regular ni tomando los medicamentos contra el virus que necesitan para mantenerse sanos, según un nuevo informe.

En el estudio, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., se observaron los datos de 2010 de más de 400,000 hombres gays y bisexuales estadounidenses que tenían el VIH, el virus que provoca el SIDA.

La investigación muestra que aunque el 77.5 por ciento sí estuvieron inicialmente bajo tratamiento médico para el VIH a los 3 meses del diagnóstico, solamente un 51 por ciento siguieron recibiendo tratamiento de forma regular.

Los expertos indican que la infección con el VIH se puede gestionar si se toman unos medicamentos antivirales potentes de forma regular. Pero el informe de los CDC ha descubierto que se recetaron dichos medicamentos a menos de la mitad de los hombres gays o bisexuales VIH positivos, y solamente el 42 por ciento llegó realmente a una "supresión viral" sana.

¿Por qué hay tantos hombres infectados que no reciben el tratamiento adecuado? Los investigadores de los CDC dijeron que podrían estar influyendo muchos factores.

"La falta de seguro médico, el estigma y la discriminación podrían influir en si [los hombres gays y bisexuales] acceden a la atención médica", escribieron. Obtener acceso a la atención médica poco después del diagnóstico es crucial con respecto a si un paciente sigue tomando medicamentos para suprimir el virus o no, añadió el equipo.

Los hombres más jóvenes y los pertenecientes a minorías parecen ser los que tienen el riesgo más alto de no recibir el tratamiento para el VIH que necesitan, afirmó el equipo dirigido por la investigadora de los CDC, Sonia Singh.

Por ejemplo, aunque el 84 por ciento de los hombres de 45 a 54 años de edad a los que se acababa de diagnosticar el VIH recibieron atención médica, ese porcentaje se redujo al 71 por ciento para los hombres de 13 a 24 años de edad. Una "diferencia según la edad" parecida se observó en las estadísticas relacionadas con el seguimiento del tratamiento médico del VIH, halló el estudio de los CDC.

La diferencia se amplió con respecto a los hombres que tomaban los medicamentos para suprimir el VIH. Aunque casi el 68 por ciento de los hombres gays o bisexuales de 55 años de edad o mayores tomaban los medicamentos, esa cifra se redujo a solamente el 30.5 por ciento para los de entre 18 y 24 años de edad, según el estudio.

Los pacientes pertenecientes a minorías tenían más probabilidades de no recibir la atención médica necesaria que los pacientes blancos, añadieron los CDC. Aunque aproximadamente el 83 por ciento de los hombres gays o bisexuales blancos que tenían el VIH empezaron el tratamiento poco después del diagnóstico, la tasa de los negros cayó hasta aproximadamente el 72 por ciento.

Todas estas cifras se quedan cortas con respecto a los objetivos de la Estrategia Nacional contra el VIH/SIDA de los CDC, que tiene como objetivo que, para el año 2015, el 80 por ciento de los hombres gays y bisexuales infectados sigan el tratamiento médico de forma regular.

Según los CDC, los hombres gays o bisexuales conforman el 2 por ciento de la población estadounidense, pero suponen el 52 por ciento de los estadounidenses con el VIH. Muchos no saben que están infectados.

Los CDC indicaron que "en 2011, el Sistema Nacional de Vigilancia de la Conducta con Respecto al VIH en 20 ciudades descubrió que solamente el 49 por ciento de los [hombres gays y bisexuales] de 18 a 24 años de edad que dieron positivo en la prueba sabían que tenían el VIH". Los hombres jóvenes negros o hispanos tienen un riesgo mucho mayor de no saber si tienen o no el VIH, dijeron los CDC.

Según los expertos, la detección temprana es crucial para hacer que los pacientes que fueron diagnosticados recientemente empiecen el tratamiento y para reducir la propagación del VIH.

"Las personas que son conscientes de su estatus de VIH positivas son menos propensas a realizar comportamientos arriesgados que aumenten la probabilidad de contagiar el VIH a sus parejas sexuales", indicó el equipo de Singh. Saber el estatus de la infección puede también ayudar a las personas "a que empiecen antes el tratamiento médico, lo que mejora los resultados para su salud", añadieron.

Para ese fin, aconsejan que todos los hombres gays y bisexuales sexualmente activos, pero que en la actualidad no tengan el VIH, realicen la prueba del VIH al menos una vez al año, y preferiblemente cada 3 o 6 meses.

Un mayor esfuerzo de alcance podría también mejorar los niveles de tratamiento. Los hallazgos del nuevo informe "hacen hincapié en la necesidad de la expansión continua de los esfuerzos para la prevención, la atención médica y el tratamiento", en particular para los hombres gays y bisexuales jóvenes y pertenecientes a minorías, afirmaron los autores.

Volver arriba