skip navigation

Skip Nav

Noticias

El VIH podría haber surgido en el Congo en los años 20, según un estudio

Fecha: 10 octubre 2014
Fuente: Biblioteca Nacional de Medicina (NLM)
URL: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_148729.html

Un nuevo estudio sobre los orígenes del virus del SIDA sugieren que una cepa de la enfermedad apareció a principios del siglo XX en la región occidental del Congo, y se propagó por parte de África en las siguientes décadas sin que el resto del mundo lo notara.

Los investigadores afirman que los hallazgos respaldan, aunque no prueban, la teoría de que el virus amplió su alcance en África debido a factores sociales, como la expansión de las vías férreas, los hábitos sexuales cambiantes y las prácticas médicas no seguras.

El estudio amplía nuestra comprensión sobre "cómo un virus que es menos transmisible que otros patógenos, como la malaria y el resfriado común, puede aún así establecerse en la población humana y al final convertirse en una pandemia devastadora", comentó el coautor del estudio, Philippe Lemey, del Instituto Rega de Investigación Médica de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica.

"El hecho de que los cambios sociales fueran críticos en el surgimiento del virus sugiere que esos cambios podrían ser también un factor importante en la lucha contra la propagación epidémica", planteó Lemey.

Los orígenes del VIH, el virus de transmisión sexual que provoca el SIDA, siguen sin estar claros. Los científicos creen que variaciones del virus pasaron de los primates, posiblemente monos y chimpancés, a los humanos en África. Entonces dos cepas del virus, conocidas como VIH-1 y VIH-2, se desarrollaron en las personas.

El nuevo estudio, que aparece en la edición del 3 de octubre de la revista Science, observa una forma del VIH-1, la cepa prevalente en el mundo hoy en día. Los científicos ya habían determinado que existía en las poblaciones heterosexuales en la primera mitad del siglo XX, pero no estaba claro exactamente dónde y cuándo había aparecido.

Ahora, los autores del estudio dicen que un análisis de muestras del virus sugiere que esta forma de VIH surgió en Kinshasa, la capital de lo que ahora se conoce como la República Democrática del Congo, a principios de los años 20. Los investigadores utilizaron un modelo de "reloj molecular" para determinar el momento.

"Su propagación inicial siguió a la infraestructura de transporte de la República Democrática del Congo, sobre todo sus vías férreas, que hicieron de Kinshasa una de las ciudades más conectadas de toda África central", comentó Lemey. La nueva facilidad de movimiento, junto con la prostitución (un efecto del desarrollo) y el uso de agujas no esterilizadas por parte de los trabajadores médicos que trataban a las trabajadoras sexuales podrían haber fomentado la transmisión del virus, señaló.

Lemey dijo que la investigación revela una "tormenta perfecta" de cambios sociales que podrían haber fomentado la propagación del VIH. Esto importa ahora, dijo, porque "el conocimiento de las circunstancias que facilitaron la expansión de la epidemia puede ayudar en el desarrollo de programas efectivos de educación y prevención".

Según Lemey, el virus podría haber escapado a la detección porque pocas personas se infectaron al principio, y porque los síntomas provocados por el declive en el sistema inmunitario del cuerpo relacionados con el SIDA "definitivamente no eran nuevos en África". El SIDA no se reconoció de manera formal hasta 1981, después de haberse propagado por todo el mundo. Desde entonces, unos 75 millones de personas se han infectado, según un informe de la Organización de las Naciones Unidas.

Lemey advirtió que los hallazgos no ofrecen conocimiento sobre cómo una variación del virus pasó de los animales a las personas, o qué podría haber ocurrido si el virus se hubiera reconocido hace décadas. No hay forma de saber si las autoridades médicas hubieran podido detener su propagación.

Pero los autores del estudio afirman que los hallazgos podrían ser una plantilla para comprender la propagación de otras enfermedades transmitidas por la sangre, como la hepatitis C. Actualmente, investigadores de todo el mundo luchan por contener las infecciones de Ébola en África.

William Schneider, un profesor que estudia la historia de la medicina en la Universidad de Indiana y la Universidad Purdue de Indianápolis, alabó el estudio por proveer "una marco fascinador y útil" para comprender los orígenes del VIH/SIDA. Schneider es parte de un equipo de historiadores y antropólogos que exploran las raíces de la enfermedad en África.

Pero Schneider dijo que las teorías de los autores sobre la propagación de la enfermedad no son convincentes, porque se basan en información cuestionable de una época en que los europeos dominaban gran parte de África. "Los historiadores y los antropólogos saben muy bien que los registros coloniales están sesgados, son selectivos, y sobre todo necesitan una comprensión más amplia de las circunstancias históricas y culturales para evaluar su utilidad", planteó.

Volver arriba