skip navigation

Skip Nav

Noticias

Los genes podrían ser la clave para una mejor vacuna contra el VIH, plantea un estudio

Fecha: 15 julio 2015
Fuente: Biblioteca Nacional de Medicina (NLM)
URL: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_153638.html

La conformación genética de una persona podría determinar si una vacuna contra el VIH funciona, sugiere un estudio reciente.

Los científicos afirman que los hallazgos podrían ayudarles a encontrar una forma de inmunizar a las personas contra el VIH, el virus que provoca el SIDA. Aunque los investigadores han reportado avances con el paso de los años, parece que falta mucho para una vacuna que funcione.

La genética "casi sin duda" es relevante para la forma en que las vacunas funcionan, pero "hasta ahora, los diseñadores de la vacuna han buscado una sola vacuna para todo el mundo, en la mayoría de casos", comentó el coautor del estudio, Daniel Geraghty, científico del Centro de Investigación sobre el Cáncer Fred Hutchinson, en Seattle. "Ese método no funcionará para muchas vacunas".

En la nueva investigación, los científicos analizaron los resultados de un ensayo sobre una vacuna en Tailandia que concluyó en 2009. Durante 42 meses, la vacuna protegió contra la infección con el VIH el 31 por ciento de las veces.

El nuevo análisis reveló que la vacuna solo era efectiva en las personas con una variante genética específica. En otras, la vacuna pareció aumentar el riesgo de infección.

Para comprender mejor esa discrepancia, los investigadores se centraron en 760 participantes del estudio. Los que tenían una variación genética específica obtuvieron protección el 71 por ciento de las veces, encontraron.

"El gen identificado en este estudio es uno que hace mucho que se sabe que está directamente involucrado en la respuesta inmunitaria a la infección", apuntó Geraghty, presidente y director ejecutivo de Scisco Genetics. Es esencial para un proceso que ayuda a las células a informar al sistema inmunitario si están sanas o han sido infectadas, explicó.

La variación genética es común, añadió.

Por otro lado, otra variación genética (una que los investigadores dicen que es más común en la población general que en Tailandia) hizo que la infección fuera más probable.

Los científicos creen que la investigación representa un paso promisorio.

"Esto se debe estudiar más para intentar determinar cómo la vacuna podría haber funcionado, cómo podríamos algún día predecir esa protección, y diseñar vacunas más efectivas desde el principio", dijo la coautora del estudio, Rasmi Thomas, investigadora principal del Programa de Investigación sobre el VIH del Ejército de EE. UU.

La Dra. Susan Buchbinder, directora de la unidad de investigación sobre el VIH Bridge del Departamento de Salud Pública de San Francisco, alabó el estudio. El estudio generará nuevas teorías sobre la forma en que la vacuna podría afectar la transmisión del VIH, dijo.

"Los resultados parecen válidos", dijo Buchbinder, que no participó en el estudio. Pero advirtió que habrá que confirmar los hallazgos en un nuevo estudio con participantes distintos.

¿Se someterán las personas al final a análisis genéticos para determinar qué vacuna deben ponerse contra el VIH? No todos se muestran de acuerdo sobre este punto.

Geraghty apuntó que los análisis genéticos son baratos, y que se podrían usar para determinar qué vacunas corresponden a qué personas.

Pero Buchbinder cuestionó la idea de desarrollar diferentes vacunas para personas con distintas conformaciones genéticas. Dijo que, en última instancia, la meta es desarrollar vacunas que funcionen tan bien que no importe si las personas tienen respuestas inmunitarias distintas debido a sus genes.

Este estudio en particular "podría ayudarnos a comprender mejor las respuestas inmunitarias que son útiles o nocivas en la adquisición del VIH, y podrían guiar el desarrollo de futuras vacunas", planteó.

Geraghty dijo que ahora los científicos deben aprender más sobre cómo las variaciones genéticas afectan a la efectividad de las vacunas. "Ese detalle esencial es vital para la respuesta inmunitaria, y es un componente clave de lo que nos distingue los unos a los otros respecto a nuestra capacidad de resistir la infección", señaló.

El estudio aparece en la edición del 15 de julio de la revista Science Translational Medicine.

Volver arriba