skip navigation

Skip Nav

Noticias

Quizá no haya que tomar una pastilla para prevenir el VIH a diario

Fecha: 2 diciembre 2015
Fuente: Biblioteca Nacional de Medicina (NLM)
URL: https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_156024.html

Una investigación sugiere que Truvada funciona igual de bien cuando se toma antes y después de las relaciones sexuales

Una nueva investigación sugiere que los hombres en riesgo de contraer el VIH, el virus que provoca el SIDA, pueden beneficiarse de un medicamento que se toma antes y después de las relaciones sexuales, en lugar de todos los días.

Los hallazgos ofrecen más respaldo para la llamada profilaxis previa a la exposición, mejor conocida como PPRE, que se ha hecho popular en la comunidad de hombres homosexuales.

"Nuestro estudio ofrece una opción alternativa para los hombres homosexuales. Pueden usar la PPRE a diario o según la demanda", señaló el autor líder del estudio, el Dr. Jean-Michel Molina, profesor de enfermedades infecciosas de la Universidad de París Diderot.

Pero la PPRE no es una garantía contra la infección con el VIH, y se debe tomar de forma adecuada para ofrecer la protección, enfatizaron los investigadores. Dos participantes del estudio a quienes se ofreció el fármaco, conocido como Truvada, contrajeron el VIH porque no siguieron las indicaciones, dijeron los autores.

El estudio fue publicado en la edición en línea del 1 de diciembre de la revista New England Journal of Medicine, para coincidir con el Día Mundial del SIDA.

Truvada es una combinación de dos antivirales que bloquea la infección con el VIH al evitar que el virus se reproduzca en las células a las que se dirige, explicó Molina.

El crecimiento del fármaco se ha disparado en los dos últimos años. Según una presentación en la 10 Conferencia Internacional sobre el Tratamiento del VIH y la Adherencia a la Prevención a principios de año, más de 22,000 personas han usado la PPRE en Estados Unidos desde 2012, y la cifra ha crecido significativamente en los últimos meses.

La pregunta era si las personas podían protegerse del VIH si no tomaban el medicamento todos los días, como se recomienda. El estudio exploró una opción: tomar el fármaco antes de una actividad sexual potencialmente riesgosa (si la persona sabe que tendrá actividad sexual) y después.

En Francia y Canadá, los investigadores asignaron a 199 participantes a tomar el fármaco y a otros 201 a tomar un placebo. Todos los participantes eran hombres homosexuales y bisexuales con un riesgo alto de infección con VIH, y se les pidió tomar las pastillas 24 horas antes de la actividad sexual y después.

Los participantes tomaron las pastillas una mediana (no un promedio) de 15 veces al mes, pero un análisis mostró que solo el 43 por ciento las tomaron correctamente la última vez que tuvieron sexo. Los demás no tomaron una dosis suficientemente alta, o simplemente no tomar el fármaco.

Durante una media de nueve meses, 16 hombres se infectaron con VIH, incluyendo a dos que fueron asignados al medicamento real. Parece que los dos hombres no siguieron las indicaciones: uno devolvió 60 pastillas de 60 en una visita, mientras que otro devolvió 58 de 60. Los investigadores no pudieron hallar señales del fármaco en sus organismos cuando fueron diagnosticados con VIH.

Los investigadores calcularon que tomar el medicamento reducía el riesgo de infección entre un 82 o un 86 por ciento.

Los que tomaron el fármaco reportaron más efectos secundarios que los que tomaron el placebo, como náuseas (un 8 frente a un 1 por ciento) y dolor abdominal (un 7 frente a un 1 por ciento). Pero Molina describió esos síntomas como menores y dijo que nadie dejó de tomar el fármaco debido a los efectos secundarios.

¿Qué significan los hallazgos? "Dan a las personas que no pueden usar condones con regularidad otra alternativa para protegerse de la infección con el VIH", dijo Molina. "Ofrece una prevención a las personas en riesgo, de forma que no tengan que depender de su pareja para saber si usará o no un condón".

Usar PPRE de forma ocasional también podría ahorrar dinero a los usuarios. El fármaco puede costar unos 1,300 dólares al mes cuando se toma a diario. Muchas aseguradoras lo cubren, pero quizá los pacientes tengan que pagar otros costos, como los copagos.

Julia Marcus, investigadora del VIH y miembro postdoctoral de la división de investigación de Kaiser Permanente del Norte de California, advirtió que tomar la PPRE según la demanda quizá no sea lo mejor para algunas personas.

"Aunque tomarse la dosis según la actividad sexual quizá funcione bien para algunos pacientes, menos de la mitad de los participantes del estudio reportaron tomar la PPRE según las indicaciones", señaló Marcus. "Tomarla a diario podría ser más fácil para algunos pacientes que planificar la PPRE antes y después de las relaciones sexuales".

¿Y ahora qué? Según Molina, los investigadores buscan nuevas formas de hacer que las personas tomen la PPRE, como a través de geles insertados en el cuerpo, anillos vaginales, inyecciones e implantes.


FUENTES: Jean-Michel Molina, M.D., Ph.D., professor, infectious diseases, University of Paris, Diderot; Julia Marcus, postdoctoral fellow, division of research, Kaiser Permanente Northern California; Dec. 1, 2015, New England Journal of Medicine, online

Volver arriba