skip navigation

Skip Nav

Noticias

Un trasplante de células madre puede ayudar a los pacientes con el VIH que luchan contra un linfoma, según un estudio

Fecha: 16 junio 2016
Fuente: Biblioteca Nacional de Medicina (NLM)
URL: https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_159422.html

Los resultados tras la terapia son similares a los de los pacientes que no tienen el virus

Las personas que viven con el VIH tienen un riesgo alto de linfoma, y un nuevo estudio concluye que un trasplante de células madre debería ser el tratamiento estándar en esos casos.

Los trasplantes deben ser "autólogos", lo que significa que las células provienen de los mismos pacientes, dijeron los investigadores.

Los nuevos hallazgos podrían desafiar la creencia común de que los pacientes VIH positivos no son candidatos para esta terapia.

En lugar de ello, el estudio encontró que "la supervivencia general de los pacientes con una infección del VIH tras un trasplante es comparable a la observada en personas que no están infectadas con el VIH", señaló el autor líder del estudio, el Dr. Joseph Alvarnas.

Como explicó su equipo, las personas con el VIH tienen un riesgo más alto de cáncer, aunque su infección esté bien controlada con antirretrovirales. De hecho, el cáncer es ahora una importante causa de muerte entre los pacientes con el VIH.

El riesgo de linfoma no Hodgkin, específicamente en las personas VIH positivas, es hasta 25 veces más alto que en las personas sin el VIH, anotó el equipo de Alvarnas.

En un trasplante autólogo de células madre, se extraen células sanas de la sangre o la médula ósea del mismo paciente, y se administran al paciente para ayudar a recuperarse tras la quimioterapia de dosis alta.

Ya es un tratamiento estándar para los pacientes con linfoma de Hodgkin y no Hodgkin recidivante y resistente al tratamiento, apuntaron los investigadores. Pero el uso de la terapia en pacientes con el VIH que sufren de esas enfermedades se ha restringido en gran medida a centros con experiencia en el VIH.

En otros lugares, los médicos se han mostrado renuentes a tratar a los pacientes con el VIH con un trasplante de células madre, explicó el equipo de Alvarnas. Ha habido preocupaciones de que los sistemas inmunitarios de esos pacientes podrían no recuperarse tras una quimioterapia intensiva o de que el procedimiento podría provocar toxicidad o infecciones.

Pero, ¿es realmente así? Para averiguarlo, el nuevo estudio incluyó a 40 pacientes con el VIH y linfoma y a 151 pacientes de linfoma sin el VIH. Los pacientes de ambos grupos recibieron trasplantes autólogos de células madre.

La supervivencia general de los pacientes con el VIH fue del 87.3 por ciento tras un año, y del 82 por ciento tras dos años, encontró el estudio. Eso es apenas distinto de la supervivencia a un año del 87.7 por ciento de los pacientes sin el VIH, dijeron los investigadores.

La tasa de muertes relacionadas con el trasplante (por causas como la recurrencia o la persistencia del linfoma, las infecciones con hongos o el paro cardiaco) entre los pacientes con el VIH fue del 5.2 por ciento. Esa tasa también fue comparable con la de los pacientes sin el virus, señaló el equipo de Alvarnas.

Y un año tras el trasplante, el 82 por ciento de los pacientes con el VIH seguían manteniendo unos niveles saludables y no detectables del VIH, según el estudio, que aparece en la edición en línea del 13 de junio de la revista Blood.

"Esos hallazgos son sorprendentemente importantes para un grupo de pacientes que, hasta ahora, han sido tratados de forma inconstante", dijo Alvarnas, profesor clínico asociado de hematología del Centro Médico Nacional City of Hope en Duarte, California.

Considera que la terapia con células madre puede tener un valor real para los pacientes con linfoma, incluso los que tienen el VIH.

"El trasplante permite a los médicos tratar el cáncer con la máxima efectividad al usar dosis más intensas de quimioterapia de las que en general se pueden administrar, mientras evitan los miedos de destruir la médula ósea", explicó Alvarnas en un comunicado de prensa de la revista.

"Según nuestros datos, el trasplante autólogo de células madre se debe considerar como el estándar de la atención para los pacientes con linfomas relacionados con el VIH para las mismas indicaciones, y bajo las mismas circunstancias, en que lo usaríamos en pacientes sin una infección con el VIH", planteó.

FUENTE: Blood, news release, June 13, 2016

Volver arriba