skip to content

Noticias del VIH/SIDA

  • Inicio
  • Noticias
  • El VIH y la hepatitis: Sepa cuál es su condición y conozca la función que desempeña la FDA

El VIH y la hepatitis: Sepa cuál es su condición y conozca la función que desempeña la FDA

Fecha: 27 abril 2017
Fuente: Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA)
URL: https://www.fda.gov/ForConsumers/ConsumerUpdates/ConsumerUpdatesEnEspanol/ucm555690.htm

Abril es el Mes Nacional de la Salud de las Minorías. Es una oportunidad para recordar que las consecuencias de salud pueden ser diferentes entre las personas de diversos grupos étnicos y raciales. Estas diferencias en el estado de salud se conocen como disparidades en la salud.

Las disparidades en la salud existen para muchas enfermedades, entre ellas el VIH/SIDA, la hepatitis, la diabetes, el cáncer y las afecciones cardiacas. Las minorías étnicas y raciales pueden ser más propensas a padecer estas enfermedades o sus efectos más graves.

La misión de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) es la de fomentar y proteger la salud pública, y esto incluye aprender más acerca de cómo reducir estas diferencias en cuanto a las consecuencias de salud. La Oficina de Salud de las Minorías de la FDA se esfuerza por apoyar estos importantes objetivos, así como por fortalecer la manera en que la dependencia responde a las preocupaciones de salud de las minorías.

“Este año estamos concentrando nuestros esfuerzos en la educación en torno al VIH/SIDA y la hepatitis”, subraya la Dra. Jonca Bull, M.D., subdelegada de la FDA a cargo de salud de las minorías. “Estamos colaborando con las partes interesadas, entre ellas dependencias de gobierno como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y los Institutos Nacionales de la Salud, junto con grupos académicos, de pacientes y del sector, para correr la voz sobre las pruebas y las opciones de tratamiento. Sabemos que la detección temprana y el tratamiento pueden salvar vidas”.

Sobre la hepatitis y el VIH

Hepatitis significa, literalmente, “inflamación del hígado”, y por lo general es causada por uno de varios virus. En los Estados Unidos, los tipos más comunes de hepatitis viral son la A, la B y la C.

VIH significa “virus de la inmunodeficiencia humana”, el cual debilita el sistema inmunológico de la persona al destruir células importantes que combaten enfermedades e infecciones, y, a la larga, puede conducir a la enfermedad conocida como SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida).

Tanto el VIH como la hepatitis pueden transmitirse por contacto sexual y por compartir agujas. El VIH y ciertos tipos de hepatitis también pueden transmitirse de la madre al hijo durante cierto periodo previo y posterior al parto (en lo que se conoce como transmisión perinatal).

Usted puede obtener más información sobre el VIH y la hepatitis de tipo viral a través de los CDC. Por ejemplo, según los CDC, para reducir el riesgo de contraer estas infecciones, usted puede asegurarse de nunca compartir agujas y practicar la abstinencia (es decir, no tener relaciones sexuales), o si decide tener sexo, limitar el número de parejas sexuales y utilizar correctamente un método de barrera como los condones cada vez que tenga relaciones sexuales.

Sobre las pruebas y tratamientos aprobados o autorizados por la FDA: sepa cuál es su condición

La Oficina de Salud de las Minorías de las FDA le recuerda informarse sobre su condición y recibir tratamiento, si lo necesita.

La única manera de saber si tiene estos virus es haciéndose la prueba.

Las pruebas y el tratamiento son particularmente importantes en el caso de estas enfermedades. Esto es porque desconocer su condición como portador puede contribuir a otros riesgos relacionados. Quienes no saben que tienen estos virus no pueden aprovechar la atención y el tratamiento médico disponibles, e incluso pueden contagiar a otros con el virus sin darse cuenta.

La FDA controla los dispositivos médicos para asegurarse de que sean seguros y eficaces. Entre ellos están los análisis de sangre para el VIH y la hepatitis, así como las pruebas que usan la saliva para detectar el virus de la inmunodeficiencia humana (algunas de estas pruebas están disponibles para su uso casero).

La FDA controla las vacunas para la prevención de la hepatitis A y B, a fin de asegurarse de que sean seguras y eficaces (por el momento, no hay ninguna vacuna aprobada por la FDA para la prevención de otros tipos de hepatitis o del VIH/SIDA).

Además, la FDA controla los tratamientos con fármacos de prescripción médica para estas enfermedades.

Si desconoce su condición, hágase una prueba aprobada o autorizada por la FDA. Y si conoce su condición como portador y necesita tratamiento, no se olvide de leer todas las instrucciones de la etiqueta de los productos médicos aprobados por la FDA y hablar con su prestador de servicios de salud si tiene alguna pregunta.

Para conocer más sobre la hepatitis y la labor de la FDA, visite la página de la dependencia.

Para conocer más sobre el VIH/SIDA y la labor de la FDA, visite la página de la dependencia.

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el Consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos regulados por la FDA.