skip to content

Noticias del VIH/SIDA

  • Inicio
  • Noticias
  • ¿Un incentivo económico podría hacer que los pacientes con el VIH sigan tomando sus medicamentos?

¿Un incentivo económico podría hacer que los pacientes con el VIH sigan tomando sus medicamentos?

Fecha: 22 junio 2017
Fuente: Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. Institutos Nacionales de la Salud
URL: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_166843.html

Un estudio en el que había tarjetas regalo de 70 dólares sugiere que el método podría ser útil, aunque solo para algunos

Un nuevo estudio sobre el uso de recompensas económicas para ayudar a aumentar las probabilidades de que los pacientes infectados con el VIH sigan el tratamiento y tomen los medicamentos tal y como se les pide ha dado unos resultados contradictorios.

El estudio, realizado en clínicas del VIH de Nueva York y Washington, D.C., encontró que los incentivos económicos como las tarjetas regalo podrían mejorar la probabilidad de que los pacientes con el VIH tomaran los medicamentos antirretrovirales que suprimen el virus que provoca el SIDA.

Pero el efecto fue modesto en los pacientes que ya recibían un tratamiento, y las tarjetas regalo tuvieron poco efecto para aumentar la cantidad de nuevos pacientes VIH positivos que recibían tratamiento, dijeron los autores del estudio.

Aun así, la autora principal, la Dra. Wafaa El-Sadr, calificó los resultados como "esperanzadores" y dijo que "deberían motivar los esfuerzos por evaluar con mayor profundidad el uso de los incentivos económicos en los programas de tratamiento del VIH y por determinar su impacto potencial cuando se realicen a una mayor escala".

El-Sadr es profesora de epidemiología y medicina en la Facultad de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

Según su equipo, la supresión del VIH mediante el uso consistente de potentes medicamentos retrovirales es beneficiosa para la salud del paciente y reduce el riesgo de trasmisión del VIH a otras personas.

Pero hacer que los pacientes sigan tomando los medicamentos es un problema. La investigación sugiere que solamente el 55 por ciento de los pacientes con el VIH en Estados Unidos logran la supresión viral.

Pero los estudios con otro tipo de grupos de pacientes han mostrado que en ocasiones una recompensa económica pequeña puede ayudar a los pacientes a atenerse a sus regímenes.

Así que este estudio, realizado en 37 centros de pruebas del VIH y en 39 centros de atención del VIH en el Bronx, Nueva York, y en Washington, D.C., ofreció tarjetas regalo de 70 dólares a los que ya eran pacientes para ayudarles a mejorar su adherencia a los medicamentos y a aumentar las tasas de supresión viral.

En otro experimento, se ofreció a las personas tarjetas regalo de 25 dólares para animarles a tomar pruebas de sangre del VIH, y de 100 dólares por una visita con un profesional clínico para los que dieron positivo del VIH en las pruebas.

El estudio produjo un beneficio modesto. En general, la tasa de supresión viral de los pacientes fue de aproximadamente un 4 por ciento más alta en los centros de atención que ofrecieron las tarjetas regalo que en los que siguieron los procedimientos estándar. Además, los centros de tratamiento que ofrecieron tarjetas regalo tenían una tasa un 5 por ciento más alta de supresión viral en un subgrupo de pacientes que previamente no habían mostrado una supresión viral consistente.

Pero las tarjetas tuvieron un efecto reducido en el aumento de la cantidad de pacientes nuevos que dieron positivos del VIH que empezaron a recibir un tratamiento, indicó el equipo de El-Sadr.

Y un experto en el tratamiento del VIH se preguntó hasta qué punto dichos programas serían rentables.

El Dr. David Rosenthal, que dirige el Centro del VIH en Adultos Jóvenes, Adolescentes y Niños de Northwell Health en Great Neck, Nueva York, dijo que "según los autores, se dieron tarjetas regalo de 70 dólares en 39,359 visitas a clínicas, lo que según mis cálculos, tiene un costo de más de 2.7 millones de dólares".

Rosenthal afirmó que eso significa que se gastaron miles de dólares por cada uno de los relativamente pocos pacientes que se beneficiaron, y "parece muy preocupante que esto quizá no sea el mejor uso de la financiación para lograr la supresión viral".

Según Rosenthal, en lugar de ofrecer las tarjetas regalo a todos los pacientes en las clínicas de VIH, unos métodos distintos o más dirigidos podrían funcionar mejor.

"Quizá los incentivos económicos deberían entregarse solo para los que no han logrado ya la supresión viral, o invertirse en una tecnología basada en una aplicación del teléfono celular para mejorar la adherencia, o se podrían destinar los fondos para el personal de las clínicas dedicado a proveer un seguimiento intensivo de la adherencia, incluyendo las visitas a domicilio a los pacientes", teorizó.

"Este estudio muestra que los beneficios económicos funcionan, pero probablemente no deberían aplicarse de forma uniforme a toda la comunidad", dijo Rosenthal.

El estudio aparece en la edición del 19 de junio de la revista JAMA Internal Medicine.

FUENTES: David W. Rosenthal, D.O., Ph.D., medical director, Center for Young Adult, Adolescent and Pediatric HIV, Northwell Health, Great Neck, N.Y.; Columbia University, news release, June 19, 2017