skip to content

Noticias del VIH/SIDA

¿El VIH y el SIDA podrían volver?

Fecha: 26 octubre 2017
Fuente: Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. Institutos Nacionales de la Salud
URL: https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_169350.html

El aumento de la resistencia a medicamentos potentes provoca la preocupación, afirman los autores de una revisión

La llegada de medicamentos potentes a mitad de los años 90 produjo una mejora notable la supervivencia de los pacientes con el VIH que tenían acceso a dichos medicamentos.

Pero un equipo de expertos advierte ahora que la pandemia global del VIH continúa y que está en riesgo de expandirse, dado el aumento preocupante a nivel mundial de la resistencia del VIH a los medicamentos del tratamiento antirretroviral (TAR).

"Las tendencias actuales en la resistencia a los medicamentos del VIH son muy preocupantes", dijo el Dr. Chris Beyrer, autor principal de una revisión sobre el estado de la resistencia global a los medicamentos contra el VIH.

"Se ha observado que los niveles más altos de resistencia se producen en los bebés y los niños que se han expuesto al TAR", añadió. "Lo que es muy preocupante, ya que los niños ya están en el grupo de edad que recibe menos tratamiento en muchos países en desarrollo".

Beyrer es profesor de epidemiología en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

Beyrer y sus colaboradores indicaron que aproximadamente 19.5 millones de pacientes con el VIH, o aproximadamente la mitad de la población mundial de pacientes con el VIH, están siendo actualmente tratados con el TAR.

La Organización de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud (OMS) tienen la intención de haber eliminado el SIDA como amenaza para la salud pública para el año 2030. En el camino a ese objetivo, ambas organizaciones quieren asegurarse de que el 90 por ciento de todos los pacientes con el VIH hayan accedido al TAR en 2020.

Eso será "enormemente difícil", dijo Beyrer.

Por un lado, la OMS y los expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. reconocieron que la efectividad del TAR cada vez está más en riesgo, ya que la resistencia a los medicamentos contra el VIH ha aumentado de solo un 11 por ciento en 2011 a un 29 por ciento en la actualidad.

¿Por qué? El equipo que realizó la revisión indicó que el "talón de Aquiles" es la mala adherencia a los regímenes del TAR, en gran parte por una educación insuficiente y un acceso insuficiente a los medicamentos. Una mala adherencia permite que el virus del VIH mute y desarrolle una resistencia a los medicamentos.

Para abordar el problema, el equipo de investigación defiende que se preste más atención a la prevención acelerando el desarrollo de una vacuna efectiva e intensificando el uso de Truvada, el régimen de prevención del VIH también conocido como PrEP. La PrEP combina dos medicamentos del TAR (el tenofovir y la emtricitabina), y los CDC afirman que puede reducir el riesgo de infección con el VIH en hasta un 90 por ciento.

Al mismo tiempo, dijo Beyrer, a los que ya están infectados, pero todavía no reciben tratamiento, se les deberían dar acceso a los tipos más nuevos de "cócteles" del TAR, incluyendo medicamentos como dolutegravir que tienen "unas barreras genéticas más altas a la resistencia".

Tan solo esa medida, dijo Beyrer, "probablemente tendría un impacto importante en los niveles de resistencia en los países que elijan esa opción".

La resistencia a los medicamentos podría en última instancia suponer un riesgo para la PrEP, aunque por el momento Beyrer caracteriza la resistencia a la PrEP como "muy rara".

"Tenemos que estar atentos a esto desde una perspectiva de vigilancia", dijo, "pero los usuarios de la PrEP deberían adherirse con confianza a los regímenes hoy en día".

Beyrer y sus colaboradores hicieron hincapié en otra preocupación: una amenaza inminente del gobierno de EE. UU. de reducir drásticamente los fondos para la salud mundial.

"Las reducciones que propone la administración de Trump tendrían un impacto severo en los programas de tratamiento del VIH", dijo, "particularmente en los países más pobres y con la mayor prevalencia en África, y por supuesto en las comunidades marginadas de EE. UU.".

"El Congreso hasta ahora se ha resistido a estas reducciones", añadió Beyrer, "y solo podemos esperar que siga priorizando el respaldo que necesitamos para controlar finalmente la epidemia de VIH".

La Dra. Annette Sohn, de amfAR, una organización global que defiende la investigación sobre el SIDA, afirma que "está de acuerdo con las preocupaciones expresadas por el autor [Beyrer] sobre las tendencias actuales en la resistencia y con su caracterización de esto como alarmante".

Sohn trabaja en Bangkok como vicepresidenta de Iniciativas Globales de amfAR.

"Para lograr un éxito global verdadero en la prevención de la resistencia", dijo, "necesitaremos crear acceso a los mejores regímenes para todas las personas que viven con el VIH".

"Las reducciones propuestas a los programas mundiales sobre el VIH son una preocupación principal en este aspecto", aseguró Sohn. Al hacerlo "nos arriesgamos a que las personas pierdan acceso al tratamiento y a que dejen de tomar sus medicamentos, lo que llevaría al fracaso del tratamiento, a más infecciones nuevas con el VIH, y a un aumento de la resistencia a los medicamentos", añadió.

"En lugar de reducir la financiación federal para la investigación sobre el VIH, necesitamos un mayor respaldo para la implementación de la investigación a fin de estudiar el modo de administrar de forma óptima los servicios de pruebas y tratamiento de una manera efectiva y rentable", enfatizó Sohn.

La revisión aparece en la edición del 26 de octubre de la revista New England Journal of Medicine.

FUENTES: Chris Beyrer, M.D., M.P.H., professor, epidemiology, department of epidemiology, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore; Annette Sohn, M.D., vice president, Global Initiatives, and director, TREAT Asia, amfAR, Bangkok, Thailand; Oct. 26, 2017, New England Journal of Medicine