skip to content

Vivir con el VIH

  • Índice  Índice

¿Necesita ayuda?

  • Llame 1-800-448-0440
  • (1 p.m. a 4 p.m. hora estándar del Este de los EE.UU.)
  • Envíenos un correo electrónico

El VIH, la nutrición y la seguridad alimentaria

Última revisión: 12 diciembre, 2018

Puntos importantes

  • En las personas con el VIH, la buena nutrición apoya el estado general de salud y ayuda a mantener el sistema inmunitario. La buena nutrición también ayuda a las personas con el VIH a mantener un peso saludable y absorber los medicamentos contra el VIH.
  • La infección por el VIH y los medicamentos empleados para tratarla a veces pueden causar problemas nutricionales. Por ejemplo, las infecciones relacionadas con el VIH pueden dificultar comer o tragar los alimentos.
  • Los alimentos y el agua pueden estar contaminados con microbios que causan enfermedades. La seguridad alimentaria se refiere a la forma de manejar, preparar y almacenar los alimentos para prevenir las enfermedades transmitidas por los alimentos (intoxicación por alimentos).
  • Como el VIH daña el sistema inmunitario, las enfermedades transmitidas por los alimentos tienen más probabilidad de ser más graves y durar más tiempo en las personas con el VIH que en las personas con un sistema inmunitario saludable.
  • Las personas con el VIH debe tomar las siguientes medidas para prevenir las enfermedades transmitidas por los alimentos:
    • Lavarse las manos, lavar los utensilios de cocina y los mesones a menudo mientras preparan los alimentos.
    • Guardar la carne, el pollo, los mariscos y los huevos crudos separados de los alimentos que están listos para comer, como las frutas, las verduras y los panes.
    • Cocinar los alimentos a temperaturas seguras.
    • Refrigerar o congelar los alimentos para evitar que se pudran.

¿Qué es la nutrición?

La nutrición se refiere al alimento que comemos para crecer y permanecer sanos. También incluye todos los procesos corporales que intervienen en la producción y el uso de energía de los alimentos (llamado metabolismo).

¿Por qué es la buena nutrición importante para las personas con el VIH?

La buena nutrición apoya el estado general de salud y ayuda a mantener el sistema inmunitario. La buena nutrición también ayuda a las personas con el VIH a mantener un peso saludable y absorber los medicamentos contra el VIH.

El VIH ataca y destruye el sistema inmunitario, lo cual le dificulta al cuerpo combatir las infecciones. El uso diario de los medicamentos contra el VIH (conocido como tratamiento antirretroviral o TAR) evita que el VIH destruya el sistema inmunitario. Sin embargo, una alimentación saludable también ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y a mantener a las personas con el VIH sanas.

¿Cuál es una alimentación saludable para las personas con el VIH?

En general, los fundamentos de una alimentación saludable son iguales para todas las personas, incluso para las que tienen el VIH.

  • Consuma una variedad de alimentos de los cinco grupos de alimentos: frutas, verduras, granos, proteínas y productos lácteos.
  • Consuma la cantidad adecuada de alimentos para mantener un peso saludable.
  • Escoja alimentos con poco contenido de grasa saturada (que se encuentra en los productos animales como las carnes grasas, la leche entera y la mantequilla), en sodio (sal) y en azúcar agregada.

Para información adicional sobre cómo mantener una alimentación saludable, visite el sitio web ChooseMyPlate.gov del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

¿Cuáles son algunos problemas nutricionales relacionados con la infección por el VIH?

Por causa de los medicamentos contra el VIH, las personas seropositivas tienen una vida más larga y saludable. Sin embargo, a veces, la infección por el VIH y los medicamentos para combatirla pueden causar problemas nutricionales. Los siguientes son ejemplos de problemas de esa índole que pueden afectar a las personas seropositivas:

  • Las infecciones relacionadas con el VIH pueden dificultar comer o tragar los alimentos.
  • Los cambios en el metabolismo pueden causar adelgazamiento o aumento de peso.
  • Los efectos secundarios de los medicamentos contra el VIH, como la pérdida del apetito, las náuseas o la diarrea pueden dificultar el cumplimiento con un régimen de tratamiento de la infección por ese virus.

Si usted es seropositivo y tiene un problema nutricional, hable con su proveedor de atención de salud, que le puede ayudar a resolverlo.

Para evitar los problemas nutricionales, las personas con el VIH deben prestar atención a la seguridad alimentaria también.

¿Qué es la seguridad alimentaria?

Los alimentos y el agua pueden estar contaminados con microbios que causan enfermedades. La seguridad alimentaria se refiere a la forma de manejar, preparar y almacenar los alimentos para prevenir las enfermedades transmitidas por los alimentos (intoxicación por alimentos).

¿Por qué es la seguridad alimentaria importante para las personas con el VIH?

El VIH ataca el sistema inmunitario. Un sistema inmunitario debilitado le dificulta al cuerpo luchar contra las infecciones, incluyendo las enfermedades transmitidas por los alimentos. Es probable que las personas seropositivas tengan casos más graves y prolongados de enfermedades transmitidas por los alimentos en comparación con las personas con un sistema inmunitario sano.

Seguir las pautas para la seguridad alimentaria reduce el riesgo de las enfermedades transmitidas por los alimentos.

¿Qué medidas pueden tomar las personas con el VIH para prevenir las enfermedades transmitidas por los alimentos?

Las personas con el VIH pueden reducir su riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos evitando ciertos alimentos y teniendo cuidado al preparar y almacenar los alimentos. Si usted tiene el VIH, siga estas pautas de seguridad alimentaria:

No coma ni beba los siguientes alimentos:

  • Huevos crudos o no cocinados suficiente, por ejemplo, en mayonesa hecha en casa o masa para galletas cruda
  • Pollo, carne y mariscos crudos o no cocinados suficiente (especialmente crustáceos crudos)
  • Leche, quesos, y zumos de fruta sin pasteurizar
  • Brotes crudos de semillas, como brotes de alfalfa o frijol chino (frijol mungo)

El agua contaminada con desechos humanos o animales también puede causar enfermedades. Para estar seguro, nunca beba agua directamente de un lago o de un río y no trague agua mientras está nadando.

Es importante que tenga cuidado con lo que come o bebe si está viajando fuera de los Estados Unidos, especialmente en países en vía de desarrollo. Antes de su viaje, lea esta hoja informativa para las personas con el VIH que están viajando al extranjero, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Siga los cuatro pasos básicos de seguridad alimentaria: Lavar, separar, cocinar y refrigerar.

  • Lavar: Lávese las manos, lave los utensilios de cocina y los mesones a menudo mientras prepara los alimentos.
  • Separar: Separe los alimentos para prevenir la propagación de microbios de un alimento a otro. Por ejemplo, separe la carne, el pollo, los mariscos y los huevos crudos de los alimentos que están listos para comer, como las frutas, las verduras y los panes.
  • Cocinar: Utilice un termómetro de alimentos para cerciorarse que los alimentos estén cocinados a temperaturas seguras.
  • Refrigerar: Refrigere o congele la carne, el pollo, los huevos, los mariscos, u otros alimentos que se puedan dañar en un plazo de 2 horas de cocinarlos o de comprarlos.

 

Para información adicional, visite el sitio web Seguridad alimentaria para las personas con el VIH/SIDA de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos. El sitio web incluye información sobre las temperaturas internas mínimas seguras recomendadas para los alimentos cocinados, consejos para comer en restaurantes y las medidas que debe tomar si piensa que tiene una intoxicación por alimentos.

La hoja informativa precedente se basa en la correspondiente en inglés.

¿Necesita ayuda?

  • Llame al 1-800-448-0440
  • (1 p.m. a 4 p.m. hora estándar del Este de los EE.UU.)
  • Envíenos un correo electrónico